Cuando su hijo necesita nutrición parenteral total

La nutrición parenteral total es una forma de dar nutrición correcta a su hijo. Esto se hace con un tubo pequeño y blando llamado sonda . La sonda se coloca en una vena y permite la administración de nutrientes líquidos en los vasos sanguíneos del niño.

¿Por qué podría ser necesaria la nutrición parenteral total?

Se usa cuando el sistema digestivo de su hijo no puede digerir la comida o si su hijo no puede consumir alimentos suficientes para satisfacer sus necesidades de nutrición. En el hospital, le insertarán la sonda en una vena. Luego, podrá darle nutrición parenteral total a su hijo en su casa. Un enfermero de atención domiciliaria puede enseñarle cómo hacerlo. También aprenderá cómo limpiar y cuidar el lugar donde su hijo tiene insertada la sonda.

Tipos de vías de nutrición parenteral total

Existen dos tipos principales de vías para dar alimentación a través de la sonda:

Línea central. Este tipo de vía suele usarse para los bebés y los niños muy pequeños. La sonda se coloca en una vena grande del cuello o del pecho. Esto permite que los nutrientes puedan introducirse cerca de los grandes vasos sanguíneos del corazón. La sonda tiene aberturas (puertos) para dar nutrición y medicamentos según se necesite.

Línea central insertada periféricamente. Este tipo de sonda suele colocarse en una vena en el brazo del niño y avanza suavemente por la vena hasta el corazón.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica 

Llame al proveedor de atención médica de inmediato si el niño se encuentra en cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • La sonda se parte, se pierde o se sale (una parte o toda).

  • Hay supuración en el lugar donde está insertada la sonda.

  • Tiene fiebre de 100.4°F ( 38°C) o superior, o según lo que le haya indicado el proveedor de atención médica.

  • Tiene dificultad para respirar.

  • Tiene vómitos.

  • La piel o la parte blanca de los ojos se han vuelto amarillentos (ictericia).

  • La piel alrededor del lugar donde está la sonda está hinchada.

  • Hay sangrado alrededor del lugar donde está la sonda.

  • La piel se va alejando del lugar donde está insertada la sonda.

  • Hay dolor, enrojecimiento, hinchazón o sensación de calor en el lugar donde está insertada la sonda.

  • La mano, el brazo, la espalda o el torso están hinchados.

  • La sonda está bloqueada.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.